ANTECEDENTES

La preparación de los alimentos en los hogares de la familia rural implica un alto consumo de leña debido a que los fogones tradicionales, que usa la mayoría de las familias en el campo, tienen muy grandes las hornillas, la entrada y la caja del fogón.

En Honduras la leña es responsable por aproximadamente el 80% de la matriz energética, con un consumo superior 7 millones anuales de metros cúbicos de madera y un valor estimado entre 18 y 37 millones de dólares anuales. Casi la totalidad de la leña consumida en Honduras proviene del bosque natural sin ningún tipo de manejo, a tal grado que la extracción de madera para leña, conjuntamente con la agricultura migratoria y la ganadería extensiva de bajo rendimiento, son las principales responsables por la deforestación masiva del país.

De igual manera en la región Occidental la principal fuente para cocinar en las viviendas es la leña, el 93% de las viviendas usa este combustible, lo que indica que es creciente el deterioro que está sufriendo la foresta en los alrededores de las comunidades, mayor producción de humo, problemas de higiene en las cocinas y la incidencia de enfermedades respiratorias es mayor en los integrantes de la familia especialmente en niños menores de 6 años. Por otra parte, el acarreo de leña se hace desde lugares muy alejados a la comunidad, porque el bosque cada vez está más retirado y por agotamiento del mismo. Asimismo, la deserción escolar tiene una relación directa con esta actividad ya que los niños son principalmente los encargados de traer la leña, caso contrario la familia tiene que comprarla, reduciendo así los ingresos familiares, que podrían dedicarse a otras necesidades prioritarias en el hogar.

 

JUSTIFICACIÓN

En zonas cafetaleras el recurso bosque ha venido siendo degradado en forma significativa básicamente por la extracción de leña para consumo familiar, la extracción de materiales vegetales para construcción de viviendas, postes para cercas y el cambio de uso de la tierra para siembra de café, entre otras actividades.

En ese sentido Fundación Amigos del Café conscientes de esta realidad que impacta directamente el recurso bosque y afecta la salud de las familias, plantea como alternativa para  reducir el excesivo consumo de leña en zonas cafetaleras, la implementación de estufas ahorradoras de leña.

Las estufas ahorradoras de leña son un modelo que la población rural ha aceptado por su alta eficiencia para conservar el calor y la facilidad de adquirir los materiales en la comunidad para su construcción. En comparación con el fogón tradicional, empleado en la gran mayoría de los hogares rurales y aún en muchos hogares urbanos, las estufas ahorradoras de leña permiten reducir el consumo de leña empleado en la preparación de alimentos (hasta un 65%), el tiempo de cocción de los alimentos, el humo en la cocina, el tiempo que la familia invierte en recolección de leña y, consecuentemente, contribuyen a reducir la deforestación. Además estas estufas contribuyen a reducir la incidencia de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRAʼs), se destacan entre los beneficios más importantes:

  1. Beneficios Sociales
  • Se disminuye el tiempo de recolección de la leña pudiendo destinar el tiempo ahorrado en otras actividades productivas o personales.
  • Se disminuye el tiempo de preparación de las comidas.
  • Se disminuyen los conflictos relacionados con la obtención de la leña.
  • Se promueve la organización e involucramiento de la población en programas de desarrollo comunitario.
  • Se promueve la autoestima en el hogar especialmente en la mujer.
  1. Beneficios Económicos
  • Ahorro de dinero en lugares donde se compra la leña
  • Mejor uso de los recursos disponibles
  • Se ahorra de un 40 -65% de leña del consumo promedio normal en un fogón tradicional.
  • Reducción del gasto en medicamentos por el tratamiento de enfermedades relacionadas con el humo.
  1. Beneficios Ambientales
  • Se promueve la conservación de los recursos forestales.
  • Se disminuye el corte de madera destinados para leña.
  • Se disminuyen los gases liberados a la atmósfera.
  1. Beneficios en la salud.
  • Disminución de los problemas de salud relacionados con el uso del fogón y la generación de humo en las cocinas de los hogares como ser asma, resfríos, tos, presión alta, cáncer, quemaduras en niños,etc..

OBJETIVOS

 

Objetivo General

Desarrollar las capacidades de los habitantes de las comunidades rurales para que logren hogares más saludables, a partir del mejoramiento de los fogones tradicionales.

Objetivos Específicos

  • Reducir el consumo de leña, tiempo de recolección y de cocción de los alimentos en los hogares
  • Contribuir a la reducción de la deforestación y la incidencia de las Infecciones Respiratorias Agudas

METAS

  • Diseñar y construir estufas ahorradoras de leña adecuadas para las viviendas rurales, con el propósito de mejorar las condiciones vida y lograr hogares más saludables.
  • Mejorar los fogones tradicionales para disminuir el consumo de leña y así contribuir a la disminución de la deforestación en las localidades.

ALCANCE DE TRABAJO

El proyecto consiste en fomentar la disminución en el consumo de leña de familias, ubicadas en los municipios de: Corquín, San Pedro, en Copán y Dolores Merendón en  Ocotepeque.

BENEFICIARIOS DIRECTOS:

Se pretende beneficiar directamente a 300 personas pertenecientes a 60 familias

DESCRIPCION ESPECÍFICA DEL SITIO

El área de intervención pertenece a los municipios de San Pedro y Corquín del departamento de Copán y Dolores Merendón en Ocotepeque.

  • San Pedro de Copán posee una población de 5,708 habitantes, clasificados así: 2982 mujeres y 2726 hombres, asentada en 9 barrios, 9 aldeas y 27 caseríos, en un territorio de 88.5 km. cuadrados; 92.7% de los hogares utiliza leña para cocinar.
  • Corquín de Copán posee una población de 11,537 habitantes, de los cuales 5920 son mujeres y 5617 hombres, asentada en 12 barrios, 8 aldeas y 62 caseríos, en un territorio de 82.4  km. cuadrados; 94.3% de los hogares utiliza leña para cocinar.
  • El municipio de Dolores Merendón está compuesta por 3,000 personas,  1,560 hombres de la población total,  mientras la población femenina es de 1,440, y  98% de los hogares utiliza leña para cocinar.